viernes, 19 de enero de 2018

Memoria 2012

Colegio Edes: 20 años llenos de historias de esfuerzo y superación

Colegio Edes: 20 años llenos de historias de esfuerzo y superación

24-01-2013

 

 

 El centro, gestionado por la cooperativa de enseñanza Edes S. Coop., ha mejorado notablemente las instalaciones con las que abrió sus puertas hace ya veinte años y mantiene intacto su espíritu de superación.

En septiembre de 1992 elcolegio Edes recibe a sus primeros alumnos-as. Los cinco integrantes de la cooperativa tomaron las riendas de un centro en el que, con apenas recursos pero toneladas de ilusión, se plantearon mejorar la calidad de vida de unas familias que lo tenían todo en contra para que sus hijos-as accedieran a una educación en igualdad de condiciones a la del resto de escolares de la comarca.

El colegio comenzó a trabajar con dos unidades concertadas y 19 alumnos y alumnas. Las instalaciones incluían dos aulas, un pequeño comedor, un despacho y unos baños. En el exterior, el centro disponía de un pequeño invernadero, un huerto, unos jardines y un camino en la parte delantera, que, en época de lluvias, solía convertirse en una especie de laguna.

Afortunadamente muchas cosas han cambiado y mejorado desde entonces. No obstante, tenemos claro que hay cosas que nunca deben cambiar comoes elespíritu con el que nació el centro hace veinte años y que continúa intacto. Hablamos de nuestro espíritu de trasformación social, esfuerzo y dedicación y de nuestro compromiso de superación para salvar los obstáculos y las dificultades que van surgiendo por el camino. No podemos olvidar que el camino que conduce a mejorar la calidad de vida de las personas con capacidades diferentes está lleno de obstáculos, ya sean físicos, mentales o sociales. Es algo que bien conocen las familias de Edes, como también saben que esas barreras están ahí para salvarlas.

Las familias luchadoras de nuestro centro han sido y son el pilar fundamental para que estemos hoy aquí, para que las cosas hayan cambiado y mejorado a los largo de estos años. Todas, las que formaron parte y las que actualmente forman parte de nuestro proyecto, saben de lo mucho que son capaces. Por el colegio Edeshan pasado personas de municipios tan distantes como Los Oscos, Valdés, Foz, Castropol, Navia, Tapia, Ribadeo o Vegadeo, que han viajado juntas, día tras día, escuchando duras palabras, aguantando censuradoras miradas y sintiendo incomprensión. Todas ellas han invertido mucho tiempo, dinero y esfuerzo en su largo camino, pero al final, siguieron adelante.

Y fue entonces cuando consiguieron sonrisas, abrazos, logros, cambios y mejoras.

Uno de los logros de la cooperativa fue el de recuperar el servicio de Atención Temprana,  que la comarca había perdido y que fue posible ofrecer de nuevo en el año 2000. Un año antes, y fruto del esfuerzo común de la asociación de madres y padres y la cooperativa, se creó Fundación Edes para dar cobertura a espacios de tiempo libre, empleo o desarrollo comunitario.

Los servicios y programas puestos en marcha desde Fundación Edes contribuyen a avanzar en autonomía e inclusión social a cada persona con diversidad funcional, mejorando su calidad de vida.

Poco a poco, la administración, la sociedad y la comarca fueron reconociendo lo evidente y apoyando cada vez más la labor del centro, de las familias y el alumnado.

Los jardines se hicieron más grandes, el parque fue cobrando nueva vida, las aulas se convirtieron en espacios más confortables y adaptados y los profesionales aumentaron y también su formación. Todo ello permitió contar con nuevos espacios, nuevas caras, nuevos retos y nuevos logros. Estos cambios, los nuevos tiempos y los avances sociales ayudaron además a cambiar lo más importante: la mirada externa, la acogida social, la percepción de las personas con las que trabajamos. Y así, el miedo, la pena, la sobreprotección (lastres inútiles para la integración e inclusión social) han ido dando paso a la aceptación de las diferencias y el reconocimiento de las capacidades y del trabajo bien hecho.

Muchas gracias a todas las personas que quieren hacer de esta sociedad un lugar más justo y solidario y que, directa o indirectamente, nos apoyan para que este proyecto siga mejorando día a día.

Agradecemos su apoyo porque aún queda mucho camino por recorrer.